Las razones por las que los hombres heterosexuales se acuestan con varones

Las razones por las que los hombres heterosexuales se acuestan con varones

Adentro del amplio abanico sobre tendencias sexuales que existen, hay una bastante habitual No obstante que apenas ha sido estudiadacomme la del hetero sin dudas que, sin embargo, goza de relaciones con otros varones

Los razones que utilizamos para Aclarar las relaciones entre usuarios heterosexuales de el similar sexo son bastante variados si short de varones y no ha transpirado hembras. DesplazГЎndolo hacia el pelo, por la ocasiГіn, estas Гєltimas salen ganando. Si 2 chicas se besan enfrente de un grupo sobre gente, existirГЎ un gigantesco cantidad de explicaciones de su proceder: que si la sexualidad femenina serГ­В­a bastante mГЎs libre que la masculina, que son mГЎs receptivas a los estГ­mulos que las rodean desplazГЎndolo hacia el pelo menos a las prejucios o que para ellas es mГЎs discreto tener buenas sensaciones excitadas por otra chica. TambiГ©n, es probable que las propias parejas las animen a hacerlo.

Nunca ocurre lo mismo con los miembros masculinos heterosexualescomme si en la fiesta un varón besa a otro en la boca, o le magrea en el trasero –actos considerados corrientes dentro sobre la heterosexualidad femenina–, la explicación sólo es la, desplazándolo hacia el pelo es que serí­a un homosexual reprimido. Con el objeto sobre disponer en tejido de litigio tan categórica perspectiva, la profesora sobre la Universidad sobre Riverside en Nueva York acaba sobre propagar Not Gaycomme Sex Between Straight White Men (NYU Press), en el que defiende la flexibilidad sexual masculina desplazándolo hacia el pelo explica cómo los varones heterosexuales buscan excusas Con El Fin De masturbarse en conjunto, tocar mutuamente sus genitales o, sin intermediarios, intimar con otros varones… Pero en contextos que ellos no considerarían sexuales.

Sobre las baños de estas estaciones sobre autobuses a las tiras sobre moteros pasando por las fiestas sobre fraternidades –como los elephant walks, ritos de iniciación en los que los recién admitidos deberí¡n alojar las dedos en el recto de las compañeros– o los bro-jobs –dos colegas masturbándose mutuamente por ocurrir el rato–, Ward ha localizado un enorme cantidad de contextos en donde hombres heterosexuales se las apañan Con El Fin De llevar a cabo actividades inequívocamenente sexuales. Al contrario sobre lo que la sexología y no ha transpirado la sociología habían establecido hasta En seguida, las varones no intiman con otros varones solamente en contextos sobre urgencia desplazándolo hacia el pelo ausencia de hembras –como en la cárcel o en la marina–, sino que Ademí¡s lo hacen inclusive cuando no Existen ninguna escasez.

Aman a las chicas (y a sus colegas)

Ese es uno de los lugares claves sobre la argumentación sobre Wardcomme la urgencia. El discurso biológico clásico referente a el hombre sugiere que este es rehén de las impulsos sexuales –está programado Con El Fin De extender su semilla allá donde pueda–, sea homosexual o heterosexual, por lo que si un hombre fantasea o llega a convivir con otro hombre serí­a por motivo de que en realidad es homosexual o bisexual (una cosa nunca tan afectado en el caso de estas chicas). Este determinismo sociobiologicista serí­a muy pernicioso, en valoración sobre la autora, puesto que presenta al ser persona igual que un animal que nunca puede escapar a su programación. Nunca tiene elección.

Por qué determinados varones se acuestan con otros varones, por lo tanto? En demasiadas ocasiones, esta ejercicio con seres del idéntico sexo serí­a, paradójicamente, una presentación sobre su heterosexualidad a prueba de bombas y la expresión de su homofobia. Como explica la autora en la entrevista publicada en NY Mag, es una oportunidad Con El Fin De decir “mira, soy tan hetero que puedo efectuar lo que sea desprovisto que eso tenga ninguna efecto en mi orientación sexual diaria, que serí­a la de hetero”. O, igual que se puede hablar de, “si eres tan hetero, no te importará que otro tío te la chupe”.

En algunas pГЎginas, varones heterosexuales buscan a otros como ellos para ver porno juntos, aunque especifican que no quieren conocer a gais

Una diferente de las claves es que en la gran parte de contextos en las que estas relaciones se llevan a cabo, las protagonistas nunca afirman que posean un cariz sexual parecido al que puede tener el acercamiento heterosexual con la chica, con las que, sea una trato romántica o casual, Tenemos un evidente intensidad de intimidad emocional y física. Más bien se producen igual que una broma –“a que no te atreves a…?”– o igual que parte de la circunstancia festiva. Es el caso, como podrí­a ser, de estas humillaciones y no ha transpirado fiestas sexuales en las fraternidades, en las que el ritual asistencia a enterrar que varones heterosexuales se encuentran tocando los genitales sobre otros varones heterosexuales.

Buen ejemplo sobre ello son los anuncios en páginas sobre contactos u diferentes igual que Craiglist donde varones buscan a otros varones para ver porno juntos (y quizá masturbarse entretanto lo hacen) o Con El Fin De hablar sobre mujeres. Se prostitución sobre la trato tímidamente sexual que pieza sobre la premisa sobre que las 2 gente son heterosexuales, puesto que en bastantes anuncios esos aclaran que no quieren estar con “ningún maricón”. Solamente, quieren un colega con el que hacer lo mismo que harían con todo otro adulto, desplazándolo hacia el pelo un escaso máscomme resulta una trato heteroerótica, no homoerótica. Recuerdan Torrente?

Ni homosexual, ni bisexual: heterosexual

Si varios hombres se sienten confusos ante lo cual, serí­a por motivo de que, como explica Wade, la cultura aún no ha sido capaz sobre darle ningún sustantivo a lo que experimentan. Generalmente, como explica en NY Mag, los hombres se justifican aduciendo que nunca había ninguna mujer a su capacidad. En realidad, no poseen a su disposición ninguna causa que encaje con su percepción de sí mismos, es decir, que explique por qué han disfrutado con ello sin disponer su heterosexualidad en recelo. “No hay ningún jerga que circule cotidianamente que ayude a las heterosexuales a explicar las encuentros http://www.hookupdate.net/es/dating-by-age-es/ sexuales con otros varones, mientras que las chicas poseen un enorme número de narrativas socialmente aceptadas a las que podrí­an aferrarse”.

Nadie de dichos heterosexuales que realizan el amor con otros heterosexuales se encuentran interesados por la civilizaciГіn gay o ‘queer’

Gran cantidad de hombres han tenido esta especie de encuentros, sin embargo ello nunca quiere hablar de que sean homosexuales reprimidos, aclara Ward en una entrevista con Queerty. El resto de su vida es completamente heterosexual, suelen casarse con mujeres y tener hijos desprovisto pensar que en el menor segundo han traicionado su familia biolГіgico ni dudado sobre su sexualidad. De la generalidad, probablemente, ni siquiera lo consideren un evento sexual. Nunca mГЎs que desembuchar encima sobre un compaГ±ero la noche de borrachera.

La última y enorme discrepancia serí­a que ninguno sobre todos estos heterosexuales que hacen el amor con otros heterosexuales se encuentran interesados por la civilización gay o queer que pudiese alojar las inclinaciones desplazándolo hacia el pelo que se caracteriza por otra clase de prácticas antinormativas. Estos varones se comportan en la totalidad de las facetas sobre su vida igual que heterosexuales, a excepción de que sobre ocasión en cuando, se Posibilitan hacer una excepción. Ello nunca quiere hablar de que se sientan tan identificados con ninguna de las reivindicaciones homosexuales como para considerarse uno sobre ellos, ni siquiera que sean bisexuales. Como explica la autora en Queerty, “están completamente dedicados a la heteronormatividad, se encuentran a deseo con acontecer heterosexuales, desean que les considere igual que tales y se puede decir con resguardo que son heteros”.